elaleph.com
Contacto    Miércoles 11 de diciembre de 2019
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  
Secciones
Taller literario
Club de Lectores
Facsímiles
Fin
Editorial
Publicar un libro
Publicar un PDF
Servicios editoriales
Comunidad
Foros
Club de lectura
Tienda
Cursos a Distancia
Búsqueda laboral
Encuentros
Afiliados
¿Cómo funciona?
Institucional
Nuestro nombre
Nuestra historia
Consejo asesor
Preguntas comunes
Publicidad
Contáctenos
Sitios Amigos
Caleidoscopio
Cine
Cronoscopio
 
Páginas 1  2  3  4  5  6  (7)  8  9  10  11  12  13  14  15 
 

se sienta y contempla en un teatro

un drama de esperanzas y temores,

mientras la orquesta toca, suavemente,

la música sin fin de las esferas.

A la imagen de Dios en lo alto susurran

mimos y murmuran en voz baja,

vuelan de un lado para otro, y apremian

esas vastas cosas informes

que cambian de continuo el escenario,

vertiendo de sus alas desplegadas

un invisible, largo sufrimiento.

¡Abigarrado drama, que nunca,

jamás será olvidado!

Con su fantasma siempre perseguido

por una multitud que no lo alcanza

en un círculo que siempre vuelve

al lugar primitivo,

y mucha locura, y más pecado

y más horror... el alma de la intriga.

¡Pero mirad! Entre el tumulto de mimos

una forma reptante se insinúa,

roja como la sangre se retuerce

en la escena desnuda.

¡Se retuerce! ¡Se retuerce! Y los mimos

en tormento son su presa,

y sus fauces gotean sangre humana,

y los serafines lloran.

¡Apáguense todas las luces, todas!

Y sobre cada forma estremecida

cae el telón, paño funerario,

con furia de tormenta.

Y los ángeles pálidos y exangües,

de pie, sin velos, afirman

que el drama es el del «Hombre»,

y su héroe, el Gusano Vencedor.

-¡Oh Dios!- casi gritó Ligeia, incorporándose de un salto y levantando los brazos con un movimiento brusco, mientras yo leía los últimos versos-: ¡Oh Dios! ¡Oh Padre celestial! ¿Ocurrirán irremediablemente estas cosas? ¿El Vencedor no será vencido alguna vez? ¿No somos una parte íntima de ti? ¿Quién..., quién conoce los misterios de la voluntad y de su fuerza? El hombre no se doblega a los ángeles, ni totalmente a la muerte, si no es por la flaqueza de su débil voluntad.

Y entonces, como agotada por la emoción, dejó caer sus blancos brazos y regresó solemnemente a su lecho de muerte... Mientras lanzaba los últimos suspiros, brotó un suave murmullo de sus labios mezclado con ellos. Escuché con cuidado y distinguí de nuevo las palabras finales del pasaje de Granvill: «El hombre no se doblega a los ángeles, ni totalmente a la muerte, si no es por la flaqueza de su débil voluntad»

 
Páginas 1  2  3  4  5  6  (7)  8  9  10  11  12  13  14  15 
 
 
Consiga Ligeia de Edgar Allan Poe en esta página.

 
 
 
 
Está viendo un extracto de la siguiente obra:
 
Ligeia de Edgar Allan Poe   Ligeia
de Edgar Allan Poe

ediciones elaleph.com

Si quiere conseguirla, puede hacerlo en esta página.
 
 
 

 



 
(c) Copyright 1999-2019 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com