elaleph.com
Contacto    Jueves 12 de diciembre de 2019
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  
Secciones
Taller literario
Club de Lectores
Facsímiles
Fin
Editorial
Publicar un libro
Publicar un PDF
Servicios editoriales
Comunidad
Foros
Club de lectura
Tienda
Cursos a Distancia
Búsqueda laboral
Encuentros
Afiliados
¿Cómo funciona?
Institucional
Nuestro nombre
Nuestra historia
Consejo asesor
Preguntas comunes
Publicidad
Contáctenos
Sitios Amigos
Caleidoscopio
Cine
Cronoscopio
 
Páginas 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  (15) 
 

No temblé, no me moví, pues una multitud de inexpresables ideas relacionadas con el aire, la estatura y el porte de la figura cruzaron velozmente mi cerebro, me paralizaron y me convirtieron en fría piedra. No me moví, pero contemplé la aparición. Había un alocado desorden en mis pensamientos, un tumulto incontrolable. ¿Podía ser realmente Rowena viva la que tenía delante? ¿Podía ser realmente Rowena la señorita Rowena Trevanion, de Tremaine, la de bellos rubios y ojos azules? ¿Por qué, por qué dudaba? Las vendas tapaban la boca, ¿pero podía no ser la boca de la señorita de Tremaine? Y las mejillas, rosadas como en la plenitud de la vida, sí podían ser realmente las hermosas mejillas de la viva señorita de Tremaine. Y la barbilla con sus hoyuelos, como cuando tenía salud, ¿podía no ser la suya? Pero entonces, ¿había crecido en su enfermedad? ¡Qué inenarrable locura se apoderó de mí con aquel pensamiento! De un salto llegué a sus pies. Estremeciéndose al contactar conmigo, dejó caer la cabeza, sueltas ya las espectrales vendas que la envolvían, y entonces se deslizó en la atmósfera inquieta de la habitación una enorme masa de cabellos desordenados: ¡eran más negros que las alas del cuervo de medianoche! Y entonces lentamente se fueron abriendo los ojos de la figura que tenía ante mí. «En esto, por lo menos- grité-, nunca, nunca podré equivocarme... Estos son los grandes los ojos, los ojos negros, los extraños ojos de mi perdido amor, los de la señorita..., los de la SEÑORITA LIGEIA.»

 
Páginas 1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  (15) 
 
 
Consiga Ligeia de Edgar Allan Poe en esta página.

 
 
 
 
Está viendo un extracto de la siguiente obra:
 
Ligeia de Edgar Allan Poe   Ligeia
de Edgar Allan Poe

ediciones elaleph.com

Si quiere conseguirla, puede hacerlo en esta página.
 
 
 

 



 
(c) Copyright 1999-2019 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com