https://www.elaleph.com Vista previa del libro "De la Tierra a la Luna" de Julio Verne (página 5) | elaleph.com | ebooks | ePub y PDF
elaleph.com
Contacto    Sábado 24 de octubre de 2020
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  
Secciones
Taller literario
Club de Lectores
Facsímiles
Fin
Editorial
Publicar un libro
Publicar un PDF
Servicios editoriales
Comunidad
Foros
Club de lectura
Encuentros
Afiliados
¿Cómo funciona?
Institucional
Nuestro nombre
Nuestra historia
Consejo asesor
Preguntas comunes
Publicidad
Contáctenos
Sitios Amigos
Caleidoscopio
Cine
Cronoscopio
 
Páginas 1  2  3  4  (5)  6  7  8 
 

?Aquellos tiempos pasaron para no volver ?respondió Bilsby, procurando estirar los brazos que le faltaban ?. ¡Entonces daba gusto! Se inventaba un obús, y, apenas estaba fundido, iba el mismo inventor a ensayarlo delante del enemigo, y se obtenía en el campamento un aplauso de Sherman o un apretón de manos de MacClellan. Pero actualmente los generales han vuelto a su escritorio, y en lugar de mortíferas balas de hierro despachan inofensivas balas de algodón. ¡Rayos! ¡El porvenir de la artillería se ha perdido en América!

?Sí, Bilsby ?exclamó el coronel Blomsberry?, hemos sufrido crueles decepciones. Un día abandonamos nuestros hábitos tranquilos, nos ejercitamos en el manejo de las armas, nos trasladamos de Baltimore a los campos de batalla, nos portamos como héroes, y dos o tres años después perdemos el fruto de tantas fatigas para condenarnos a una deplorable inercia con las manos metidas en los bolsillos.

Trabajo le hubiera costado al valiente coronel dar una prueba semejante de su ociosidad, y no por falta de bolsillos.

?¡Y ninguna guerra en perspectiva! ?dijo entonces el famoso J. T. Maston, rascándose su cráneo de goma elástica?. ¡Ni una nube en el horizonte, cuando tanto hay aún que hacer en la ciencia de la artillería! Esta misma mañana dejé terminado un modelo de mortero, con su plano, su corte y su elevación, destinado a modificar profundamente las leyes de la guerra.

?¿De veras? ?replicó Tom Hunter, pensando involuntariamente en el último ensayo del respetable J. T. Maston.

?De veras ?respondió éste?. Pero ¿de qué sirven tantos estudios concluidos y tantas dificultades vencidas? Nuestros trabajos son inútiles. Los pueblos del Nuevo Mundo se han empeñado en vivir en paz, y nuestro belicoso Tribune pronostica próximas catástrofes debidas al aumento escandaloso de las poblaciones.

?Sin embargo, Maston?respondió el coronel Blomsberry?, en Europa siguen batiéndose para sostener el principio de las nacionalidades.

?¿Y qué?

 
Páginas 1  2  3  4  (5)  6  7  8 
 
 
Consiga De la Tierra a la Luna de Julio Verne en esta página.

 
 
 
 
Está viendo un extracto de la siguiente obra:
 
De la Tierra a la Luna de Julio Verne   De la Tierra a la Luna
de Julio Verne

ediciones elaleph.com

Si quiere conseguirla, puede hacerlo en esta página.
 
 
 

 



 
(c) Copyright 1999-2020 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com