elaleph.com
Contacto    Viernes 23 de agosto de 2019
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  
Secciones
Taller literario
Club de Lectores
Facsímiles
Fin
Editorial
Publicar un libro
Publicar un PDF
Servicios editoriales
Comunidad
Foros
Club de lectura
Tienda
Cursos a Distancia
Búsqueda laboral
Encuentros
Afiliados
¿Cómo funciona?
Institucional
Nuestro nombre
Nuestra historia
Consejo asesor
Preguntas comunes
Publicidad
Contáctenos
Sitios Amigos
Caleidoscopio
Cine
Cronoscopio
 
Páginas (1)  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19 
 

Capítulo I

Desde Bretteville hasta el Odon, la floresta ya estaba siendo invadida por las residencias suburbanas de Caen y se perdía, poco a poco el resabio semisalvaje de esa porción de campiña, urbanización que había quedado casi paralizada desde mediados de junio de 1940, cuando los alemanes, que invadieron territorio francés, lograron el armisticio y se constituyeron en fuerza de ocupación. Solamente desde el Odon al Orne, en dirección de Maltot o de Saint André, aún se podía apreciar ese resabio campesino tan querido por los Latour. Desde aquella vez en San Rafael, en la vieja finca mendocina del gran papá
–como le llamaban al abuelo Guillermo establecido en Mendoza desde 1889– se juramentaron en querer tener siempre un espacio verde, vivir para el campo, en el campo y de sus productos, explotándolo como una industria vivificante y agradable, en íntimo contacto con la naturaleza.

Aquí no necesitaron en ningún momento la reserva financiera del giro semestral en libras esterlinas, producto de utilidades empresarias que sus apoderados enviaban desde Buenos Aires y que ahora les era retenido, por razones obvias. No obstante y a pesar de ciertas miserias de la guerra que los rodeaba, de algunas privaciones por el racionamiento y los uniformes que recordaban que había ocupación, su buen pasar, la capacidad agrorural y habilidad comercial eran notorias. Los vecinos y amigos entendían esta situación, más porque no hacían alarde de buena posición y se habían hecho querer, desde que se afincaran en 1937, en los muy antiguos predios heredados de los Bouillon e incrementados por adquisiciones posteriores de buenas tierras normandas.

 
Páginas (1)  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19 
 
 
Consiga Morir por Caen de Joaquín Aguirrezabala en esta página.

 
 
Está viendo un extracto de la siguiente obra:
 
Morir por Caen de Joaquín Aguirrezabala   Morir por Caen
de Joaquín Aguirrezabala

ediciones deauno.com

Si quiere conseguirla, puede hacerlo en esta página.

 



 
(c) Copyright 1999-2019 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com