elaleph.com
Contacto    Viernes 16 de noviembre de 2018
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  
Secciones
Taller literario
Club de Lectores
Facsímiles
Fin
Editorial
Publicar un libro
Publicar un PDF
Servicios editoriales
Comunidad
Foros
Club de lectura
Tienda
Cursos a Distancia
Búsqueda laboral
Encuentros
Afiliados
¿Cómo funciona?
Institucional
Nuestro nombre
Nuestra historia
Consejo asesor
Preguntas comunes
Publicidad
Contáctenos
Sitios Amigos
Caleidoscopio
Cine
Cronoscopio

usuario:  contraseña: 
 Autores  Cómo leerlos

El Tribuno de la multitud - Tomo I: Un héroe argentino de Argentino Veraz  

El Tribuno de la multitud - Tomo I: Un héroe argentino
de Argentino Veraz


ediciones deauno.com


 
Comentario del libro Reseña del libro   Datos del autor Datos del autor
 


Haga click sobre el ícono correspondiente para iniciar el proceso de adquisición del libro.

ACS3 Castellano
Formato PDF
con DRM
 
(Estamos migrando este ebook
a un nuevo servidor.
Estará en línea
en los próximos días.)
236 Pág.
U$S 0.00
Libro Impreso Castellano
Formato libro
impreso
 
234 Pág.
U$S 14.59
C O M P R A R
* Los importes están expresados en dólares estadounidenses.
Política de Devoluciones.

Cómo leer los libros
(lea las instrucciones y comience a disfrutar de la lectura)

Opinión de nuestros usuarios

"Es maavilloso un libro perfecto que describe muy facil y entretenidamente la historia. gracias ``argentino veraz´´ gracia a su libro no tendre que dormirme cuando quiera oir la bella historia de Dorrego"

roberto gonzales AR

 
 5 pulgares
Valuación otorgada
por 2 lectores
Leer todas las opiniones
Opine Usted  

Otros libros en la misma sección



Descripción del libro "El Tribuno de la multitud - Tomo I: Un héroe argentino"


Durante siglos, las sociedades humanas se han construido sobre la base de mitos surgidos a partir de algún acontecimiento real y trascendente que quedó grabado en la memoria de la comunidad. Desde un primer momento a ese hecho importante se lo embelleció para que fuera más atractivo a las generaciones futuras y, con el paso del tiempo, se convirtiera en algo legendario.

De igual modo, personas ambiciosas de poder y de gloria no vacilaron en seducir a las masas para lograr sus anhelos. Así nos encontramos con que, en gran parte de su existencia, la humanidad ha construido su historia a partir de las ilusiones del engaño. Han sido ficciones creadoras las que gestaron el pasado heroico de muchas naciones, entre ellas la Argentina. Así nuestra historiografía ha estado ligada a las tendencias políticas de los historiadores, que han sido siempre militantes partidarios.

A mí no me gustan las ficciones ni los mitos históricos argentinos. Nuestra Historia auténtica es hermosa y en ella tenemos ejemplos de heroísmo y de amor a la Patria tan admirables, que no es necesario deformar o exagerar los hechos para que nos sintamos orgullosos de ser argentinos. En cuanto a nuestros próceres, ellos eran seres humanos de carne y hueso, en algunos aspectos quizás mejores que muchos de nosotros, en otros, tal vez no tanto. No es necesario canonizar a algunos de ellos y enlodar a otros. Los argentinos tenemos que empezar a ser tolerantes, a reconocer que cada uno de nosotros puede ser parte de la verdad, porque la verdad de cada uno no es absoluta.

Harto de los múltiples ejemplos de personajes reales que el paso del tiempo ha ido desfigurando hasta convertirlos en míticas leyendas, decidí buscar la verdad, despojándome previamente de preferencias íntimas. Sin embargo, sin proponérmelo, dejé de lado mi intención primera, la de ser objetivo con los protagonistas de nuestra gesta Patria y me identifiqué plenamente con la causa de un héroe que fue injustamente olvidado por nuestra memoria colectiva. Me refiero al Coronel Manuel Dorrego, que en esta obra trato de expresarlo tal cual yo considero que él fue y se comportó en la vida real, no creando una imagen idealizada sino intentando pintar a un hombre extraordinario destacando sus luces y sus sombras.

El Coronel Dorrego ha sido un importante protagonista de la historia argentina injustamente olvidado. Menciono el olvido porque actualmente se lo recuerda muy poco, sin tener en cuenta la relevancia que su presencia tuvo en los años forjadores de nuestra nacionalidad. Su figura se ha ido desdibujando en el recuerdo de los acontecimientos primigenios nuestra patria, a lo largo del tiempo, puesto que en general puede decirse que la visión argentina del pasado argentino se ha escindido en dos tendencias: la unitaria y la federal. Precisamente porque Dorrego fue en su momento el líder indiscutido de la tendencia federal porteña, su prestigio fue absorbido por Juan Manuel de Rosas. Caído este último del gobierno de la provincia de Buenos Aires, sus enemigos escribieron la historia argentina, según su propia óptica. Dorrego no fue atacado con la saña que se aplicó al Restaurador de las leyes, sino que simplemente fue uno más entre tantos personajes que se mencionan al pasar.

 A diferencia de Belgrano y de San Martín, que son presentados como hombres ejemplares, Dorrego se nos aparece como una persona de carne y hueso: Apasionado, irreverente y polémico. En él encontramos la rebeldía, la pasión, el patriotismo y el republicanismo rabiosos. Al contemplar su figura podemos reconocer a un argentino, más específicamente, a un porteño auténtico, con todas las virtudes y los defectos de que podemos vanagloriarnos actualmente. Hacía bromas pesadas, era altanero, locuaz, inteligente, temerario. Lo llamaron loco, demagogo y díscolo.

Por circunstancias del destino, no estuvo en Buenos Aires en mayo de 1810, pero tuvo una participación destacada en la instalación de la Primera Junta de Gobierno Chilena. En Chile también apresó a un oficial español que se amotinó contra el gobierno patriota. Luego volvió para incorporarse en el Ejército del Norte tras la derrota argentina en Huaqui (ubicado en la actual Bolivia). Fue la mano derecha del General Belgrano y su participación en Tucumán y Salta determinó que esas dos batallas se convirtieran en triunfos para nuestras armas. También participó en la guerra civil suscitada entre los gobiernos de Buenos y las provincias bajo la férula de don José Artigas, Protector de los Pueblos Libres. Luego, en momentos de gran zozobra, por sus notorias convicciones republicanas fue exiliado del país, regresó en el caótico año 1820 y desde entonces se dedicó a defender el federalismo como el único sistema viable para organizar a la nación. Opositor de Rivadavia, tras la caída de este fue elevado a la gobernación de la provincia de Buenos Aires. Su vida admirable es desconocida para la gran masa de argentinos.

Su biografía novelada, que hube de ordenar en cuatro tomos, comienza con su fusilamiento el 13 de diciembre de 1828, acontecimiento que es el más conocido con referencia a su persona y es citado respecto a los sucesos que llevaron a Juan Manuel de Rosas al poder. Así Dorrego aparece como un precursor de Rosas quien se muestra a si mismo como el Restaurador de las leyes y del orden social desestabilizado por las conspiraciones unitarias. Cuando yo me propuse investigar acerca de esto no entendía los motivos del por qué el General Juan Galo Lavalle, héroe que sirvió en el Ejército Libertador de José de San Martín, era el instrumento que cercenaba la vida de un legítimo gobernador federal para servir a los unitarios, que según el revisionismo de los rosistas, aparecen como servidores del cipayismo probritánico en el Río de la Plata. Entonces fui descubriendo que el llamado revisionismo histórico, a pesar de que dice muchas verdades, no explica adecuadamente nuestro pasado porque la historia argentina no puede explicarse solamente por la antítesis entre unitarios y federales y tampoco es tan sencilla como nos la presentan en la escuela primaria. No se reduce al primer gobierno patrio del 25 de mayo de 1810, ni a que el General Belgrano creó la bandera nacional, ni tampoco a la inmortal epopeya sanmartiniana. Fue un proceso espontáneo y vertiginoso, en el cual se debía improvisar permanentemente, dando respuesta a cuestiones urgentes y apremiantes. Los hombres públicos de entonces eran bastante idealistas e imaginativos, con una alta dosis de optimismo rayana en el delirio, pero también tenían buen criterio y sentido común.

Debemos comprender que la gesta emancipadora hispanoamericana fue elaborada y dirigida por la élite propietaria e ilustrada, que ejerció su influjo sobre las clases populares americanas analfabetas, cuyo estado de civilización y condiciones sociopolíticas eran muy cercanos a los de los indígenas. De ahí que cada patricio dedicado a la actividad pública tuviese su propio criterio respecto a como debía organizarse los flamantes estados independizados del yugo español. De esa manera, cada personalidad descollante encarna un proyecto político diferente y una vez desaparecido el prócer, sus ideas tal cual eran desaparecían, aunque si el mensaje era muy seductor, surgían continuadores que modificaban algunos aspectos del planteo original.

 Dorrego no escapa a esta realidad, pero su personalidad aparece única por su actitud populachera, entremezclándose con los conductores de carretas, los sirvientes o los soldados, aunque estos fueran “compadritos” de las orillas de Buenos Aires o esclavos emancipados. Esta actitud incomprensible para sus aristocráticos contemporáneos, incluso muchos federales, que veían las diferencias sociales como algo natural, calificaban a nuestro protagonista como demagogo. Algunos autores han mostrado a Rosas en una postura semejante, lo cual no es totalmente correcto, pues el restaurador de las leyes tenía actitudes populares, pero nunca dejaba de ser un patrón de estancia y en tal calidad era querido y respetado. En cambio Dorrego es un revolucionario que nunca pierde el espíritu de 1810 y para quien el objetivo de la independencia es la república democrática, pues toda monarquía es sinónimo de despotismo y en tal condición es repudiable, sea española, extranjera o criolla.

Por su personalidad espontánea y jovial, tan contrastante con otros próceres circunspectos de nuestro país, Manuel Dorrego se nos muestra como el más admirablemente humano de todos los héroes argentinos. En esta obra, excepto los capítulos 9 (Un amigo leal) y 18 (La religión de sus padres), en los cuales le di a mi imaginación la libertad de componer dos episodios verosímiles forjados por mi propia imaginación, todo el desarrollo se basa en rigurosos textos históricamente documentados. A continuación, invito a los lectores a que disfrutemos de la lectura del primer tomo de esta tetralogía, en la cual narro los acontecimientos ocurridos desde su nacimiento hasta que se retira del ejército auxiliar del Perú rumbo a Buenos Aires. Les propongo que, reviviendo sus patrióticas aventuras, rescatemos de las cenizas del olvido a este hombre singular, que también fuera llamado El Tribuno de la multitud.

 


Ir al inicio Ir al inicio

Acerca de Argentino Veraz


El autor nació en Zárate, provincia de Buenos Aires, el 8 de julio de 1962. Siendo soldado en la guerra de Malvinas, permaneció sesenta y cinco días en Puerto Argentino. Esa experiencia provocó su deseo de saber por qué el archipiélago fue usurpado por los ingleses. Para contestar este interrogante, cursó cuatro años de Profesorado en Historia en el Instituto de Formación Docente Nº 15 de Campana. Durante más de dos décadas, hurgó meticulosamente en el pasado de su país, descubriendo de ese modo, no solamente las respuestas a su pregunta, sino también la figura de Manuel Dorrego, un admirable héroe argentino.

 


Ir al inicio Ir al inicio

Vista previa


Hemos publicado en formato HTML un extracto de esta obra. Si lo desea, puede leerlo on-line antes de decidirse a bajar el archivo del libro completo, ofrecido más arriba.

Leer el extracto de esta obra en Formato HTML
 

Ir al inicio Ir al inicio
 

Enlaces de interés


Conversiones a ePub Convierta su fondo editorial a ePub.
Más de 2.000 cursos Ingrese al mayor buscador de cursos de capacitación.

 

Buscador
     




Temas Recientes
de los Foros Literarios

 
Obras Literarias
Autores
(c) Copyright 1999-2018 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com