elaleph.com
Contacto    Domingo 29 de marzo de 2020
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  
Secciones
Taller literario
Club de Lectores
Facsímiles
Fin
Editorial
Publicar un libro
Publicar un PDF
Servicios editoriales
Comunidad
Foros
Club de lectura
Tienda
Cursos a Distancia
Búsqueda laboral
Encuentros
Afiliados
¿Cómo funciona?
Institucional
Nuestro nombre
Nuestra historia
Consejo asesor
Preguntas comunes
Publicidad
Contáctenos
Sitios Amigos
Caleidoscopio
Cine
Cronoscopio
 
 

El pelo al viento

El pelo al viento, la mochila cargada en su espalda y los ojos entrecerrados protegiéndose del sol. El calor comienza a sentirse, pero no es más que una quemazón en la piel, un fuego al cual está acostumbrada.

El camino está en blanco. Muchos otros habrán dejados huellas en él pero para Nora son invisibles, sólo las propias pueden señalar lo dejado atrás.

No es sencillo iniciarlo sola, agarrar las pocas pertenencias y tirarse a hacer kilómetros. Los pies molestan, la mochila raspa en la cintura pero aguanta.

Se va amigando con el cuerpo cuanto más refugio haya en su interior. Se encuentra con su ser, parece en blanco como el camino, pero es que aún no se ha dado tiempo para escuchar el silencio. Está en el medio de la nada, pero la nada lo es todo, está llena de imágenes, de emociones, de vivencias; no existe el silencio o la nada para el ser racional, afirmarlo es una falacia. El cuerpo flota, se hace distante.

Camina un rato en dirección a las montañas creyendo que quizás detrás de estas encuentre la civilización. Van varias horas deambulando, no sabe si es el sendero correcto, pero tiene que confiar y seguir adelante.

Decide descansar a la orilla de un arroyo y escuchar el agua correr, pierde los ojos en el cielo que se torna rosáceo anunciando el atardecer. Luego de unos momentos recoge con un lienzo su cabello, se moja la cara, y anima a sus pies a seguir caminando.

El desierto es árido y su inmensidad se llena de voces. La tierra seca y rojiza lo cubre todo y Nora imagina lo bello que será llegar a un lugar más confortable.

En verdad sólo quisiera estar a salvo, saber que hay un otro cerca aunque decida estar sola. Si tan solo pudiera llegar a algún sitio se sentiría mejor.

Un zorro pequeño se cruza y la joven sonríe. Escucha pájaros cantar y la caminata se torna más fácil, se comparte.

No había notado antes lo esclavizante del sostén que lleva, lo arranca, lo abandona, se alivia. Los zapatos quedan en el camino y por último porta su piel como única posesión. El lienzo resbala del cabello y lo libera. Ya no importa lo que pase cuando llegue al otro lado, simplemente no desea más su ropa ni cargas innecesarias.

Decide parar por la noche. Encuentra un árbol, se ubica cerca y lo nombra su protector. Se acurruca junto a él y confía, logra dormir unas horas. Despierta sobresaltada y con sed; retoma la caminata aunque aún no amanece. La sed incrementa y no hay señales de agua cerca, finalmente halla un salto y bebe. Falta poco, se ven las luces a lo lejos.

Ahora no sabe si quiere llegar, no sabría qué decir, sólo quisiera bañarse y dormir pero no quiere explicarse a nadie. Perdió conciencia de su desnudez, de las ampollas de los pies, de los labios cortados.

Siente que retornó a algo básico, tan básico que teme haber perdido la facultad de comunicarse con los otros. El lenguaje oral le es insuficiente, cree que allí sólo encontrará ruido, voces vacías, y que no querrá hablar más.

Se va quedando tranquila, no tendrá que hablar si no quiere. Hablará lo justo y necesario, sólo lo que desee.

Entra al pueblo y le miran su desnudez. No se intimida, no se asombra, ya es suya. Toma el cuarto de un motel, se hace un vestido con las sabanas y con eso viste desde entonces. El mundo ha cambiado para Nora, el antiguo sentido cotizable quedó regado por ahí pudriéndose al sol. No más ropas, ya no tanto ropaje.

Nora está más callada, su voz vibra para emitir las ondas sólo verdaderamente intencionadas

El pelo al viento cada vez más largo, cada vez más salvaje, cada vez más puro, cada vez un cuerpo más humano. Nora empieza a caminar, nada es lo mismo, la montaña es otra, la ciudad también, es hora de comenzar.


 

 
 
 
Consiga El pelo al viento de Jesica Maio en esta página.

 
 
Está viendo un extracto de la siguiente obra:
 
El pelo al viento de Jesica Maio   El pelo al viento
de Jesica Maio

ediciones deauno.com

Si quiere conseguirla, puede hacerlo en esta página.

 



 
(c) Copyright 1999-2020 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com