elaleph.com
Contacto    Sábado 14 de diciembre de 2019
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  
Secciones
Taller literario
Club de Lectores
Facsímiles
Fin
Editorial
Publicar un libro
Publicar un PDF
Servicios editoriales
Comunidad
Foros
Club de lectura
Tienda
Cursos a Distancia
Búsqueda laboral
Encuentros
Afiliados
¿Cómo funciona?
Institucional
Nuestro nombre
Nuestra historia
Consejo asesor
Preguntas comunes
Publicidad
Contáctenos
Sitios Amigos
Caleidoscopio
Cine
Cronoscopio
 
Páginas (1)  2  3 
 

ESTE LIBRO

Este libro fue escrito durante muchos años, a lo largo de la vida de la autora, quien hoy ya no está entre nosotros ni pertenece a este mundo, porque murió el 20 de octubre de 2007.

Es el producto de las experiencias más profundas, humillantes, superficiales, pasionales, viscerales, sensatas, descabelladas, alarmantes, alucinantes, adorables, queribles, aborrecibles, esperanzadas, siniestras, amadas, odiadas, enternecedoras, emocionantes, despreciables, arrebatadas y estremecedoras.

Todas fueron volcadas con total libertad y con pureza de sentimientos, despojadas de rencores, transparentes, con total claridad, auténtica sinceridad, tal como fueron sentidas, sufridas y vividas.

 Fue una infancia muy triste, la infancia de Mariluli, que es como la llamaba su padre a quien durante treinta años amó, admiró y frecuentó. Solía recordar lo feliz que era cuando él la venía a buscar para sacarla a pasear y le cantaba “Cachito, cachito, cachito mío, pedazo de cielo que Dios me dio”. Un cielo que a los treinta años se convertiría en el más terrible de los infiernos.

Cuando tenía apenas cinco añitos y sin previo aviso, partieron de viaje con su madre y la hermana mayor. Ella viajó muy feliz hasta que llegaron a esa casa ubicada en medio de las montañas. Más tarde llegaría a saber que la casa estaba ubicada en la localidad de Los Cocos, provincia de Córdoba pero ese día, cuando la señora que las había recibido la tomó de la mano y la llevó a conocer la casa, la alegría del viaje se evaporó de pronto cuando giró la cabeza y vio que su mamá y su hermana, estaban lejos, se las veía cada vez más chiquitas.

Esa niñita de cinco años no entendía qué estaba pasando, pero algo le decía que era lo peor. Gritó, quiso correr detrás de su mamá y su hermana pero, como en esas pesadillas que nos acosan con los terrores nocturnos, no podía moverse del lugar, porque la mano de la mujer la retenía. Esa mano que la aferraba y que de pronto le dio el primero de muchos golpes. Los golpes...

¿Qué sintió la pequeña con el primer golpe? ¿Sorpresa? ¿Estupor? La crueldad indiferente de los que creían que la violencia era necesaria para educar a un niño se abatió sobre ella. Lloró. Gritó. Suplicó. Se hizo pis encima... Peor aún. A cambio, recibió más golpes, y cuanto más lloraba, más eran los golpes y cada vez peores. Y como si la mano no fuera suficiente, después fue el cinturón chasqueándole las piernas, el cuerpo, la cara... Y la niña que no podía dejar de llorar.

 Así fue como la pequeña niña perdió para siempre los que había creído eran sus más grandes amores y aprendió una de las más duras lecciones de la vida: la decepción.

 
Páginas (1)  2  3 
 
 
Consiga ¡Esto es lo que hay! (... que no es poco) de María Mackenzie Macleod en esta página.

 
 
Está viendo un extracto de la siguiente obra:
 
¡Esto es lo que hay! (... que no es poco) de María Mackenzie Macleod   ¡Esto es lo que hay! (... que no es poco)
de María Mackenzie Macleod

ediciones deauno.com

Si quiere conseguirla, puede hacerlo en esta página.

 



 
(c) Copyright 1999-2019 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com