elaleph.com
Contacto    Lunes 17 de febrero de 2020
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  

 
El pensamiento de Manuel Belgrano de  Celso Tindaro  

El pensamiento de Manuel Belgrano
de Celso Tindaro


ediciones 
Lautaro

Edición: 1944
Tomos: 1
ISBN: no tiene
Medidas: 11,9 x 17,8 cm
Estado: Muy Bueno
Género: Filosofía
Peso: 180 gramos

 
Comentario del libro Reseña del libro
 
Libro Usado Castellano
Formato libro
impreso
 
163 Pág.
U$S 34.98
C O M P R A R
* Los importes están expresados en dólares estadounidenses.
Política de Devoluciones.
 

Otros libros en la misma sección



Descripción del libro usado "El pensamiento de Manuel Belgrano"


El pensamiento de Manuel Belgrano: Se encargo de la Selección, Prólogo y notas Celso Tíndaro.
Prólogo: Con este ideario, lector, que la Editorial Lautaro nos encomendara, tenemos a la mano la imagen espiritual de uno de los grandes varones probos de Argentina y de Indoamérica. El autor de su Historia le llama "héroe de la escuela de Washington, que es de todos los revolucionario de la América del sur, el que más se ha acercado a tan sublime modelo".
El bien público en su Autobiografía. Y podemos ensanchar la sincera confidencia viril, añadiendo que nunca ha pedido nada para él; vive sobriamente, con las comodidades más indispensables, capaz de dormir con almohada de piedra bajo una tienda desmantelada; humilde es su ajuar, sin sonrojarse por los remiendos de sus botas. Abnegado, austero, desprendido, cumple su deber de bella línea recta con sencillez y naturalidad como quería Martí, el gran cubano. Administra los bienes del Estado con rigidez inconmovible. Joseó Celedonio Balbín, amigo que fué de Belgrano, en una carta a Mitre en 1860 le recuerda así: "El general era muy honrado, desinteresado, recto, perseguía el juego y el robo en su ejército; no permitía que se le robase un solo peso al Estado, ni que se le vendiese más caro que a otros" Siempre sereno: no le doblegan los hombres, ni los males físicos, ni las adversidades. No busca lucimientos personales, ni le seducen pompas; tampoco fortuna ansí, pues sabe que las riquezas nos tornan codiciosos y enfrían el corazón...

Ir al inicio Ir al inicio

 

Buscador
     


(c) Copyright 1999-2020 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com