elaleph.com
Contacto    Miércoles 13 de noviembre de 2019
  Home   Biblioteca   Editorial   Libros usados    
¡Suscríbase gratis!
Página de elaleph.com en Facebook  Cuenta de elaleph.com en Twitter  

 
El mundo de las sensaciones tactiles de  David Katz  

El mundo de las sensaciones tactiles
de David Katz


ediciones 
Revista de Occidente

Edición: Primera Edición - 1930
Tomos: 1
ISBN: no tiene
Medidas: 15,4 x 22,7 cm
Estado: Regular
Género: Filosofía
Peso: 430 gramos

 
Comentario del libro Reseña del libro
 
Libro Usado Castellano
Formato libro
impreso
 
271 Pág.
U$S 101.25
C O M P R A R
* Los importes están expresados en dólares estadounidenses.
Política de Devoluciones.
 

Otros libros en la misma sección



Descripción del libro usado "El mundo de las sensaciones tactiles"


Prólogo:

Las primeras apuntaciones de mi "Diario" científico acerca de la estructura del mundo de las sensaciones táctiles se remontan a la época anterior a la publicación de mi trabajo sobre los modos manifestativos de los colores. Los primeros experimentos importantes sobre impresiones táctiles tuvieron lugar en el año de 1914 en el Instituto psicológico de Gottinga; y aun cuando durante la guerra hubieron de interrumpirse, en el estilo de laboratorio, no por eso dejé de llevar conmigo siempre mis aparatos más valiosos (los dedos), pudiendo así acrecentar continuamente el caudal de mis experiencias sobre el mundo táctil, mundo de una riqueza inagotable. En verano de 1919 reanudé los experimentos de Gottinga. Éstos llegaron a término después de mi traslado a Rostock, en el recién fundado Instituto psicológico de esta ciudad. En dos breves comunicaciones he dado a la publicidad algunos resultados de mis investigaciones. Pero estos dos trabajos han aparecido en publicaciones poco accesibles; por eso en el presente libro he recogido de ellos literalmente lo que me ha parecido más importante. No es, pues, objetivamente necesario que el lector se entere de las dos citadas comunicaciones.
Mis investigaciones se dirigen en primer término a los psicólogos. Pero me halaga la esperanza de que puedan ser útiles a representantes de otras ciencias y tener en una u otra forma aplicación en la vida práctica. Pienso sobre todo en la medicina. El fisiólogo que estudie el funcionamiento de los sentidos hallará sin duda, en el estudio de los complejos fenómenos táctiles, un grato complemento a su investigación de las operaciones elementales. El neurólogo y el otólogo concederán quizá atención a mis explicaciones sobre el sentido de la vibración. El médico práctico hallará acaso interesantes mis consideraciones sobre las bases psicológicas de la palpación y, en general, sobre la función de la mano en la práctica médica.
Un eminente pedagogo, que propugna la idea de la "escuela de trabajo", ha manifestado, en notas críticas acerca de mis dos anteriores comunicaciones, que espera obtener de mis investigaciones una base psicológica en que fundar la "escuela de trabajo" y la instrucción manual. Mucho me alegraría ver cumplida, aunque sea sólo en parte, esta esperanza. El pedagogo de anormales, encargado de enseñar a los ciegos y a los sordomudos, podrá también sacar provecho de mi libro. Y de otras esferas es, sin duda, la psicotécnica la que, por cuanto se ocupa de exaltar la capacidad de la mano humana, habrá de utilizar investigaciones teóricas como las que este libro ofrece.
Muchos tratados de psicología conservan todavía la división de los sentidos en superiores e inferiores.
Espero que mis investigaciones demuestren que nada justifica esa menor estimación de los sentidos dérmicos, que ha sido causa de que hayan obtenido menos atención por parte de la indagación psicológica. Ni una supuesta pobreza de formas fenoménicas ni una estimación secundaria del valor cognoscitivo de dichos sentidos dérmicos abonan tal menosprecio. Es más; hay motivo para creer que los principios permanecerían intactos si se eliminasen la vista y el oído. Es, pues, ya tiempo de que la teoría del conocimiento cese de tomar unilateralmente los sentidos superiores como guías, puesto que la consideración y el estudio de los sentidos inferiores puede proporcionarle nuevas enseñanzas y estímulos. Schiller ha dicho una vez, frente a Goethe: "Ya es hora de cerrar durante una temporada la tienda filosófica; mi corazón aspira a un objeto palpable." ¡Ojalá las siguientes investigaciones puedan demostrar que podemos ocuparnos de objetos palpables sin por ello perder la relación con la filosofía!. David Katz.

Observaciones

El libro se encuentra en buen estado, fue catalogado REGULAR, ya que tiene parte del lomo dañado.

Ir al inicio Ir al inicio

 

Buscador
     


(c) Copyright 1999-2019 - elaleph.com - Contenidos propiedad de elaleph.com